domingo

LLaves


A Silvia D., por su sabiduría para que descubra mis propias llaves


(…) manojo de llaves sobre la calle.
Siete tentáculos para entrar o salir de oferta en el asfalto,
huérfanos de puertas. Agonizan sin bolsillos, sin cerraduras,
hasta que asoman en la hoja, se abren a sí mismas
y me sacan palabras que lija el tiempo:
cuántos años sin decir papá (…)

.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué poema tan bello!! qué facilidad de hacer Poesía (con mayúscula) con un simple manojo de llaves que yo (simple mortal) también pude ver ahí tirado!.
Te felicito Poeta

Zoe

Sergio Sarachu dijo...

Zoe, por acá la lluvia no sólo corta la luz sino que también corta el servicio de Internet... qué tendrán que ver los 18 milímetros que cayeron durante casi toda la tarde? pero en fin, la cosa es así.
Gracias por tus palabras, siempre alimentan

Carla dijo...

waw! Excelente!

Carlos dijo...

Te saludo, restaurador de muebles, frente a esta cerradura sin forma (o tal vez con la forma de todas las cosas)pensando frente a las siete llaves... ¿cual era,che?
Un abrazo
Nos vemos (nos leemos)
Carlos

Nan dijo...

cuando nos sentimos huérfanos de puertas solemos más bien estar huérfanos de ojos

Sergio Sarachu dijo...

Carlos, gracias por tu paso, por tu huella y por ponerte a elegir conmigo la llave
Un abrazo

Nan, cuánto cuesta tener la llave que requiere la puerta que corresponde...
Gracias por tu paseo Sur