jueves

Poetas de Neuquén en La Habana

Parte del libro que presentaremos en La Habana, en el próximo Festival Internacional de Poesía, junto a textos de Raúl Mansilla, Gerardo Burton y la querida Macky Corbalán.

Dicciones

1.
(…) lo que asoma está aquí:
el poema de la planta del pie
vista desde abajo.

El pezón de la semilla
que excita a la tierra
y todo el vestuario del amanecer,
están aquí.

La palabra es el pie.

Su ligadura con los ojos
anuda los paréntesis,
los puntos suspensivos,
el asma de la raíz (…)


2.
(…) tres mil horizontes
quedan dispuestos en el inicio.
Cada uno impacta en el verbo que viene.

Improvisan párpados atentos
y remontan el puño río arriba:
sofocan el verbo de catarro.

Luego se repliegan. Dejan hacer (…)


3.
(…) antes y después,
el vacío interpela a la palabra:
descorcha significados,
iza otra letra.

Lo dicho, imperfecto y suficiente,
es un indicio de la espalda
que contagia lo que sigue.

Así, lo que se sirve en esta mesa
es tránsito.
Apenas un ojal del movimiento (…)



Ojal

(…) la nevisca parte la claridad / troza la luz.
Su iris abierto desde la nube
es el horizonte puntual de la ventana.

Más allá, el viento, la arena,
la voracidad cascarria del desierto.

Algo de ella hay a cada lado del vidrio:
un ojo es un ojal (…)



Detona

(…) ella es la quinta estación del año,
la que empieza todos los días.

Con sonidos exiliados del año que viene
secciona la estética de la razón:
la detona (…)



Rabia

(…) sólo puntos suspensivos en la mujer, en el hombre,
en el país que orbita el viceversa.

El insiste:
la sombra que transita en este julio
brilla en tus rulos de gaviota,
en el labial cubano que te hace continente,
en los cartílagos del mar,
en la cordillera del viento que traduce la rabia
y la hace imprescindible (…)


Está por decirse

1.
(…) estallido de la mudez:
tierra, semilla, alimento
en una sala de partos.

Parir tutela,
lazarilla la palabra.

Las que siguen,
las letras que forman la manada,
vienen con ese ajuar en la lengua
y su marca en el orillo (…)


2.
(…) anclada y trashumante.

Alucinada de los puntos suspensivos,
desova el talle de cada palabra:
de la angustia o del sueño
alimenta la tracción de la sangre,
eterniza y socava (…)


3.
(…) parir artilla la lengua,
deletrea la pulsión del agua.

Luego describe el remanso,
la viveza de la piedra en hacerse a un lado.

Se deja llevar por la gota en la pluma del ave.

El resto es público y notorio:
el pezón de la semilla en la tierra descamisada porque lo que se ha dicho siempre está por decirse (…)



Ajuar

(…) el ajuar de nosotros,
el ajuar nuestro -coloquial y clandestino-,
es la llama plural de la utopía.

Esto somos, muerte:
hélice de agua
y furia de deshielo (…)