viernes

Hervor

(…) entro al fuego para beber la genética de la brasa.
Mi garganta anuda troncos,
enfarda llamas y las apila en la sed.
Mis dedos incendian la fatalidad de la cerradura.

Quemo el ruiderío de la ciudad
para oír el asma de mi propia angustia
en el hervor de la ceniza (…)

.

10 comentarios:

Carla dijo...

Muy buen texto y triste... el fuego que nos rodea...

Anónimo dijo...

A mí también me pareció excelente texto, pero no triste, todo lo contrario: el hervor del fuego está "cocinando" la angustia y las cerraduras para salir de ese estado. Es lo que me llegó.
Y es lo que te digo siempre: tenés una forma de escribir y expresarte que me llega a lo más profundo y siempre entro y salgo de tus poemas aturdida de belleza!
Sos un gran Poeta!
Zoe

Sergio Sarachu dijo...

Carla gracias por tu paso con huellas sobre lo que te llegó del texto!

Zoe como hemos dicho otras veces uno lee y se lee también, por lo tanto es bueno que las palabras "entren y salgan" con contenidos diferentes para cada uno. Siempre son valiosos tus aportes.
Un abrazo

Carlos Sandoval dijo...

las cerraduras fatales solo sucumben ante el fuego de las manos del poeta...
Buena Sergioooo!!

Sergio Sarachu dijo...

Gracias Carlos... y hablando de fuego: cuándo lo hacemos y le tiramos algo de carne arriba? y recordamos las viejas épocas de cuando hacíamos radio y Facultad!!
Un abrazo, Sergio

Carlos Sandoval dijo...

Organicemonlón, don sergio, te dejo mi mail por cualquier cosa extra blogg ¿si? fliasandoval@hotmail.com
PD: estoy pensando en hacer una entrada en mi blogcito con los comenmtarios que suelo hacer a los otros blogs (como esto del fuego y las manos, por ejemplo)
Es copado como pegarse una vuelta por lo de algunos amigotes, sirve de disparador para la buena palabra (al menos la buena intencion de la misma)
gracias por ser, involuntariamente tal vez, fuente casual o causal de inspiración al teclado (ya no la pluma, pero como si lo fuera)
un abrazo.
Carlos

Sergio Sarachu dijo...

hágale don Carlos, que para eso están los puntos suspensivos: lo del inicio porque ahí va algún texto de otro que fue un disparador, y los del final porque ahí puede ir la palabra del lector...
un abrazo grande

Nan dijo...

el asma de mi propia angustia en el hervor de la ceniza...es tan literal para mi que da susto recordar

Silvia Castro dijo...

qué loco, hace un rato anotaba estas palabras de irene gruss, en un reportaje que le hacía ramón fanelli en radio gráfica:

"...quiero aclarar que no soy asmática, que no se crean que lo literal es lo que uno escribe..."

esos puntos suspensivos, sergio, esos puntos suspensivos...

un abrazo fuerte para allá

Silvia

Sergio Sarachu dijo...

Silvia, Nan, sus pasadas con huellas por este lugar son "mucho más que un Ventolín, que `vapores´ con eucaliptus, que inhalaciones... etc. etc
Gracias por el aire fresco!